Mostrar menú

¿Quieres recibir mis artículos en tu correo?
Suscríbete aquí:

Ideas para fortalecer la alegría
25 May 2016

Ideas para fortalecer la alegría

Sonríe. Sí sonríe. Así muy bien ;) ¿Qué situaciones o cosas te producen alegría en tu día a día? Tal vez un abrazo o una sonrisa de una persona querida, hacer ejercicio, cumplir tus objetivos, ayudar a otros…

A lo mejor no te has dado cuenta pero gracias a esos pequeños actos de felicidad cotidiana estás mejorando tu bienestar. 
¿Cómo?

Mejorando tu salud
La alegría incide directamente en la actividad cardiovascular bajando la presión arterial, aumentan nuestras defensas y mejora nuestra capacidad cognitiva (se activa nuestro cerebro), siendo capaces de aportar soluciones más creativas ante problemas.

Disminuimos el estrés y la ansiedad
Al estar alegres generamos un neurotransmisor llamado serotonina que incide sobre nuestro estrés y ansiedad. 
¿No os sentís más relajados cuando estáis alegres?

Generamos optimismo
Liberamos otras hormonas que nos hacen sentir más felices y que aumentan nuestra confianza en nosotros mismos. Interactuamos más y mejor con los demás y observamos las situaciones desde otra perspectiva.

Ya ves que la alegría es una parte importante de nuestra felicidad.

Te propongo que esta semana trabajemos la alegría todos los días. 
Aquí tienes algunas ideas:

  • Sonríe, aunque no te apetezca mucho. Levántate por la  mañana y sonríe. Puedes decirte: “Hoy va a ser un gran día”.  

Dirígete a las personas que te rodean con una sonrisa. Apreciarán el regalo y te sentirás mejor. Además con una sonrisa todo parece más fácil, ¿verdad?

  • En la misma línea pero esta vez solo para ti, ríete. Provoca tu risa viendo algún vídeo divertido de YouTube, leyendo algún chiste o un capítulo de ese libro cómico que tanto te gusta. 

Si tienes tiempo incluso puedes ver una película de humor o ¿por qué no?, ríete de ti mismo.

  • Dedícate tiempo. Como mínimo 10 minutos al día solo para ti. Para leer, escuchar música, para meditar… Para lo que tú quieras pero que te haga feliz. 

Ahora dime que no puedes conseguir 10 minutos de los 1440 que tiene un día.

  • Haz ejercicio. Al igual que con la risa y la alegría, con el deporte generamos endorfinas, nuestro humor cambia y somos más felices.

 

  • Por la noche, dedica unos momentos a pensar qué cosas agradables te han sucedido a lo largo del día. 

Seguro que te vas con una sonrisa a la cama.

 

Estas son tan solo algunas ideas, pero seguro que conoces más.

¿De qué otras maneras practicas la alegría? 

Un abrazo y se feliz.
Laura

Cómo establecer objetivos de manera inteligente
18 May 2016

Cómo establecer objetivos de manera inteligente

¿Te cuesta definir claramente tus objetivos? ¿Estás algo decepcionado porque los abandonas antes de tiempo? ¿Tienes claros tus deseos pero no sabes transformarlos en metas? ¿Te has preguntado si es el momento adecuado para llevar a cabo tú objetivo?

Plantearse un objetivo es a priori algo estimulante siempre que esté bien definido y que tengas claro que te requerirá esfuerzo para ir superando poco a poco las tareas que te vayas fijando.

Hoy voy a hablarte de una de las herramientas más útiles y efectivas que conozco para establecer objetivos inteligentes. Es la famosa regla SMART que te explico en el vídeo y que yo misma utilizo a la hora de fijarme metas. Verás que es muy sencilla de implementar.

 

Nos vemos en los comentarios del blog.

Si te ha gustado este vídeo tal vez te puedan interesar alguna de los artículos siguientes:

Un abrazo.

Laura

Esto es lo que una hormiga le enseñó a Juan
10 May 2016

Esto es lo que una hormiga le enseñó a Juan

Juan se despertó agitado en mitad de la noche como le venía ocurriendo desde hacía un par de meses. Como no podía conciliar nuevamente el sueño y no quería despertar a su mujer, se dirigió a la cocina para tomar un vaso de leche caliente.

También cogió un paquete de galletas para calmar los nervios de su estómago. Lo dejó sobre la mesa. 
Una pequeña hormiga salió detrás de la encimera y Juan se quedó mirándola absorto en sus pensamientos.

­—No puedo más. Estoy agotado —susurró.

La hormiga pensó que Juan le hablaba y se paró a escucharle.

—El trabajo va a acabar conmigo y mi familia. Me gusta lo que hago, pero no puedo cargar con toda la responsabilidad y seguir controlándolo todo. 

La hormiga continúo escuchando porque vio que Juan necesitaba hablar y sentirse escuchado.

—Es que si no fuera por mí las cosas no saldrían. Mis compañeros hacen su trabajo pero no lo hacen tan bien como lo haría yo.

—Ejem —La hormiga carraspeó y se armó de valor para hablar con el humano. 

—Entiendo que estés agotado cargando con tanta responsabilidad… 

Juan enmudeció al oír a la hormiga.

—Dices que tus compañeros hacen su trabajo aunque tú crees que lo harías mejor y que te gusta el trabajo que realizas, pero que ya no puedes continuar controlándolo todo.

—Así es —contestó Juan asombrado por la conversación que acababa de iniciar con la hormiga—La verdad es que ahora realizo nuevas tareas, pero sigo controlando las anteriores que ahora hacen otros compañeros. Doble trabajo. 

—Sigues controlando lo que hacen tus compañeros…

—¡Es que no quiero que se equivoquen!

La hormiga se quedó mirándole en silencio. ¿Qué podría pasar si se equivocaban? 

—Supongo que pueden hacer su trabajo sin mí, pero me cuesta tanto delegar…

Mientras Juan hablaba, otras hormigas se fueron acercando a la caja de galletas, cogiendo pequeños pedacitos. 

—Vosotras sí que os organizáis bien, sabéis que es lo que tenéis que hacer cada una. ¿Cuál es vuestro secreto?

La hormiga no contestó. 

Juan terminó la leche, reflexionando sobre sus propias palabras mientras observaba como el resto de las hormigas se afanaban cuidadosamente en su trabajo.

—Vosotras sabéis cuál es vuestra función dentro del equipo, sabéis que es lo que tenéis que hacer cada una y lo que las demás esperáis de las otras. Confiáis en que cada una cumpla con su tarea. 

Juan puso su mano entre la caja de galletas y las hormigas, interrumpiendo su paso. Las hormigas cambiaron de dirección, rodeando su mano hasta llegar nuevamente a la apertura de la caja.

—Si surge un problema buscáis la solución, trabajáis en equipo para conseguir vuestro alimento.

—También nos comunicamos entre nosotras —añadió la hormiga mientras se unía al resto de sus compañeras.

—Sí, eso también. 

Juan sonrió. Después bostezó. 
Finalmente, mucho más tranquilo, se fue a dormir.

 

¿Alguna vez te ha pasado como a Juan? ¿Tienes mucho  trabajo y no delegas o no sabes cómo hacerlo? ¿Has pensado qué podrías hacer para cambiar la situación y cuáles son las alternativas?

Nos vemos en los comentarios y si te ha gustado gracias por compartir ;)
Un abrazo.

Laura

4 etapas para adaptarse a los cambios
03 May 2016

4 etapas para adaptarse a los cambios

¿Cómo llevas los cambios? ¿Te gustan o te cuesta adaptarte a ellos?

Existen algunas personas a las que les gustan los cambios y lo llevan muy bien, aunque por regla general no suele ser lo habitual. 

Imagina por un momento que mañana te cambian de jefe, o que tienes un trabajo nuevo y tienes que cambiarte de ciudad (doble cambio), o que acabas de tener a tú primer hijo (o el segundo, o el tercero…) o que te acabas de separar de tu pareja. 
¿Se te ocurre alguno más? Piensa en algún cambio por el hayas vivido recientemente o estés pasando.

Entiendo cómo te sientes. En un primer momento estos cambios nos pueden agobiar bastante, incluso bloquear. Miles de pensamientos ocupan nuestra cabeza y a veces es difícil controlar nuestras emociones y cambiar nuestras costumbres. 

Afrontarlos adecuadamente nos ayuda a crecer y a ser capaces de afrontar nuevos cambios y retos mayores. 

1. Lo único constante es el cambio (Heráclito)

Lo sabemos, pero una vocecita interior te grita “no, no, no” y comienza la oposición en forma de resistencia que se niega a cambiar. Y surgen otras voces que susurran creencias tales como “Más vale malo conocido que bueno por conocer”, “Virgencita que me quede como  estoy” y otras similares que seguro que conoces  (en otra entrada hablaremos de las creencias).

En algunas ocasiones las situaciones de cambios dependerán de ti, pero en otras te vendrán impuestas.  Entonces, ¿qué puedo hacer? 
Te dejo la pregunta para que reflexiones sobre ello y si quieres puedes compartirlo conmigo en comentarios.

2. Pros y contras de los cambios

¿Eres de los que se centran en las oportunidades que conlleva el cambio o de los que solo ven los riesgos?  
Plantearse las dos opciones te proporcionará una visión más amplia, objetiva y realista de la situación.

3. Tiempo al tiempo

Adaptarse a una nueva situación requiere de… Sí! Acertaste. Un poquito de tiempo ¡por favor! 
Vivimos en la sociedad del todo para ya (o mejor para ayer), pero muchas cosas (igual que pasa con los buenos cocidos) requieren de paciencia y un poquito de tiempo para adaptarse. 
¿Te lo concedes? ¿Cómo podrías concedértelo?

4. ¿Cómo te sientes?
Escúchate. A veces los cambios nos pueden producir inseguridad, miedo, expectación, alegría… ¿Qué piensas? ¿Qué te dices? 
Según las palabras que te digas podrás afrontar el cambio de una manera o de otra. Observa cómo  te hablas. 

 

Resumen exprés

  • Haz una lista con las oportunidades y riesgos del cambio al que te enfrentas. 
  • Sé realista. Sé objetivo (los datos nos ayudan mucho).
  • Concédete tiempo para adaptarte a la nueva situación.
  • Escúchate. Tú tienes las respuestas. 

 

Dime, ¿qué haces para afrontar los cambios que no dependen de ti? ¿Sigues alguno de estos cuatro pasos?  ¡Me encantará leer tu comentario!

Un fuerte abrazo.
Laura

Si te ha gustado este vídeo tal vez te puedan interesar alguna de los artículos siguientes:

Esto es coaching
26 Abr 2016

Esto es coaching

¿Alguna vez te has preguntado qué es eso del coaching y para qué sirve?

En este vídeo intentaré resolverte las siguientes cuestiones: 
¿Qué es el coaching? 
¿Qué personas intervienen en un proceso de coaching? 
¿En qué consiste un proceso? 
¿En qué momentos o situaciones es recomendable? 
¿Qué no es coaching?

Si tienes curiosidad por conocer este fantástico método dale al play:

 

Como has visto en el vídeo el protagonista de un proceso de coaching siempre es el coachee, la persona que lo recibe.

Las principales necesidades por las que una persona realiza un proceso de coaching son las siguientes:

  • Organización personal o grupal. Para aquellos casos en el que el objetivo es organizarse mejor (conciliación de vida laboral y personal, aprovechar mejor el tiempo etc.)
  • Gestión emocional. Adquiriendo habilidades que permitan gestionar las emociones y por lo tanto aumentar el rendimiento personal y laboral.  (Alteraciones emocionales como la depresión o trastornos patológicos deben ser tratadas por un psicólogo clínico).
  • Aceptación. Ante situaciones que no se pueden cambiar tratando que el impacto psicológico sea el menor posible.
  • Adaptación al cambio. Situaciones importantes en la vida como cambio de empresa, de país, pérdidas, cambios familiares, nuevas responsabilidades…
  • Búsqueda de nuevos objetivos.
  • Dirección de personas. Optimizando el liderazgo del coachee.
  • Mejorar relaciones interpersonales. En aquellos casos en los que hay relaciones deficientes (empelados, familia, pareja, amigos…) trabajando las habilidades que el coachee posea y, en ocasiones, adquiriendo nuevas.
  • Gestión de conflictos. Ayudando al coachee en la búsqueda de posibles soluciones y  en la toma de decisiones, que dependerán exclusivamente de él.

 

Recuerda que el coaching no es terapia psicológica, pero sí lo son sus objetivos, métodos y técnicas. Sin la psicología no existiría el coaching.

El coaching en un método no directivo de intervención psicológica y la Psicología del Coaching incluye todos los conocimientos psicológicos que conforman el coaching, aplicándose en personas que no tienen problemas clínicos, pero sí necesidades laborales o personales como las que he comentado anteriormente.

Gracias por leerme.

Un abrazo y feliz semana.

Laura

Bienvenid@
19 Abr 2016

Bienvenid@

Y llegó el gran momento. El primer post, el de la presentación. El momento de enfrentarse a la hoja en blanco, aunque sea digital.

Y con él aparecen las dudas, como nos ocurre a casi todos los mortales cuando comenzamos algo nuevo o experimentamos un cambio importante en nuestra vida (un nuevo trabajo, un cambio de ciudad, tu primer hijo…).

¿Te gustarán las entradas? ¿Te servirán de ayuda? ¿Son los contenidos que necesitas?
Y así podríamos seguir un buen rato ;)

¿Sabes lo que he hecho? Las he echado de la habitación (fuera bicho) y me he centrado en que voy a dar lo mejor de mí para ti. En que voy a disfrutar compartiendo este espacio contigo y que no voy a permitir que ninguna creencia limitante haga de las suyas y nos boicotee este momento tan especial.

¿De qué hablamos en este blog?
A partir de este instante TÚ eres lo importante, el protagonista. Y todo lo que veas por aquí es por y para ti. Para que descubras y potencies los recursos de los que dispones, para que puedas superar tus bloqueos y consigas las metas que te propongas.

Aquí podrás encontrar contenidos sobre coaching, crecimiento personal, desarrollo profesional, relaciones, padres… y un montón de cosas más. 

Te invito a que te des una vuelta por el blog cada semana y también te invito a la reflexión porque TÚ tienes las herramientas que necesitas para ser más feliz. 
En definitiva para que consigas llevar la vida que deseas.

¡Bienvenido!

Laura

Permite que me presente...

Hola, soy Laura Bona y mi principal interés eres tú. Sí, tú. Trabajo para que desarrolles tu potencial, aumente tu rendimiento, tomes conciencia, confíes en ti mismo, ganes en claridad, compromiso y responsabilidad y finalmente pases a la acción. Para eso estudié Psicología del Coaching y durante años he ofrecido mi experiencia en todos los ámbitos posibles: cultural, educativo, profesional y personal. Así que ahora, seas como seas y sea cuál sea lo que crees que te limita, podré serte de ayuda.
¡Claro que sí! ¡Vamos a intentarlo!

¿Quieres saber más sobre mí? ¿Estás preparado para pasar a la acción?
RESERVA AQUÍ tu primera sesión.

Nada cambia si tú no cambias nada.
Ahora es tu turno...

Si estás interesado en descubrir los recursos más efectivos para superar bloqueos y creencias limitantes, gestionar tus emociones y conseguir tus objetivos, solo depende de ti. Puedes reservar tu sesión informativa escribiendo a info@laurabona.es o rellenando el formulario.

Al enviar usted está aceptando nuestra política de privacidad.

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios, recoger información estadística y personalizar publicidad. Puede obtener más información sobre las cookies, o bien conocer cómo cambiar la configuración en nuestra Entendido Política de Cookies.